TERAPIA ADULTOS


Los problemas psicológicos se forman en la persona a través de las relaciones que mantiene con el mundo y con los demás en interacción con las demandas y numerosas exigencias de la sociedad actual.

En la terapia psicológica observamos que cuando tenemos problemas, con frecuencia adoptamos una serie de conductas problemáticas que nos indican que la persona no se adapta a las demandas de su vida.

La labor del psicólogo en la terapia psicológica será guiar a la persona, para adoptar nuevos modos de pensar y afrontar la realidad que le permita el alivio y superación de la angustia, la depresión y el estrés y la mejora general en su calidad de vida, felicidad y satisfacción.

 

Los trastornos emocionales constituyen un importante problema de salud pública y numerosos problemas aparentemente físicos, tienen su origen en conflictos emocionales no resueltos.

Algunos ejemplos son la hipertensión, síntomas gastrointestinales,colón irritable, dolores de cabeza, problemas en la piel, de sueño y un largo etcétera..

Por ello, es necesario comprender, resolver, educar y prevenir problemas fomentando la responsabilidad y el conocimiento de la persona en el propio control de la salud emocional, fomentando un papel activo en su cambio durante la terapia psicológica.

Mediante una terapia psicológica adecuada se superan los trastornos emocionales y también dificultades en la relación con los demás, como la timidez, déficit de habilidades sociales, problemas de pareja, relación con los hijos.. etc.

Muchas personas sin problemas graves buscan también ayuda profesional para entender mejor sus comportamientos y sentimientos, para fomentar su autocrecimiento y su desarrollo personal, previniendo así también la aparición de trastornos psicológicos, mejorando su bienestar y su estado de salud y fortaleciendo las partes sanas y saludables que posee la persona.