TERAPIA NIÑOS

 

La terapia infantil, hace referencia a las técnicas y métodos usados para poder ayudar a niños que tienen problemas con sus emociones y en su comportamiento.

Tras una evaluación inicial, normalmente es el psicólogo infantil, junto con los padres, los que deciden la necesidad de recurrir o no a la psicoterapia en base a: el historial médico, los problemas detectados en el niño, su capacidad intelectual y nivel de desarrollo, así como también sus habilidades sociales y de comunicación.

Mantener el equilibrio entre educar, proteger, dar cariño y, al mismo tiempo favorecer en nuestros hijos actitudes y conductas sanas y aceptables a veces resulta un poco complicado.

Ante la aparición de problemas como el fracaso escolar, desmotivación ante los estudios, agresividad, o timidez excesivas, las familias pueden requerir nuestro asesoramiento para obtener una visión más profesional y objetiva de las causas, sin que por ello peligre su papel fundamental como educadores y padres.

Otros menores arrastran problemas como Hiperactividad, falta de atención, celos, temores, pesadillas, problemas de alimentación, dificultades para relacionarse, consumo de alcohol y drogas….

 

LA IMPORTANCIA DEL JUEGO

Los niños, sobre todo si son pequeños, utilizan el juego como su principal medio de expresión.

Por este motivo, no es de extrañar que sea un elemento clave por varias razones:

Es posible adecuar el juego a cada edad. Por ejemplo, en niños de corta edad se utilizan juegos básicos como bloques, plastilinas o puzles. Y con más edad se puede recurrir a dramatizaciones, juegos en grupo o representaciones teatrales.

 

LAS TERAPIAS INFANTILES

En psicoterapia infantil se pueden utilizar métodos similares a las terapias con adultos, pero siempre con la debida adaptación basada en el juego, la simplificación de los conceptos y una mayor implicación de los padres. Siguiendo en esta línea, el método cognitivo-conductual ha mostrado una gran eficacia en la resolución de muchos problemas psicológicos tanto en adultos como en niños. Este método se basa en la hipótesis de que la mayoría de trastornos psicológicos se producen por pensamientos y/o comportamientos disfuncionales o inadecuados. Por lo tanto, la solución se encuentra en tratar de modificar esos esquemas de pensamiento y conductas negativas. Para realizar con éxito este tratamiento en niños, no suele ser suficiente con que estos cambien de comportamiento, sino que también es necesario que los padres modifiquen también algunos patrones de conducta y de relación con sus hijos, siguiendo las indicaciones de los especialistas.

En muchos niños y niñas, la psicoterapia infantil es necesaria para que puedan alcanzar un desarrollo emocional óptimo y dentro de los parámetros considerados como normales.

De lo contrario, se pueden producir déficits en su inteligencia emocional, que es la capacidad de las personas para percibir y conducir los propios sentimientos y emociones y las de los demás de forma correcta y alineada con los objetivos personales y profesionales de cada cual.